(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)

Entre matrimonios que fueron entrevistados algunas mujeres confesaron que nunca habían tenido orgasmos y hombres que no llegaban a la erección, así como parejas que consideraban sus relaciones poco afectivas. Eran comunes los problemas inherentes a la cópula. Los dos más frecuentes se referían a la eyaculación precoz (más de un tercio de los varones) y la dificultad de alcanzar el climax (casi la mitad de las mujeres).


Sin embargo, a pesar de la frecuencia con que estos problemas se presentaban, la mayoría de las personas nos dijeron que la habilidad amatoria de sus parejas no resultaba tan importante como los sentimientos que aportaban o dejaban de aportar a sus relaciones íntimas. Por ejemplo, una pareja comento que él eyacula antes que ella se sienta excitada, sin embargo a ella le interesa más la cercanía íntima que el orgasmo en sí. Sólo cuando él no la retiene a su lado se siente "vacía, rechazada y utilizada".

La dificultad para "conectarse" sicológicamente es sólo uno de los problemas sexuales que pueden surgir en un matrimonio por lo demás feliz. Muchas parejas han comprobado que sus encuentros íntimos están influidos no sólo por lo que en ese momento sienten hacia el cónyuge, sino también por cuestiones de trabajo, preocupaciones monetarias, problemas con los hijos y sobre todo cansancio. A veces se hace extremadamente difícil, incluso para parejas enamoradas, pasar del trajín de la vida diaria a los relajados momentos de la intimidad. En ese sentido, el 47 por ciento de las mujeres indicó que la "dificultad para relajarse" era un problema significativo en su vida sexual. Así como las inhibiciones, los temores y el sentimiento de culpabilidad de toda una vida pueden contribuir a la tensión, es también difícil conseguir la intimidad en el mismo instante en que se cierra la puerta del dormitorio.

¿Qué problemas sexuales tienen las parejas normales?

Cualesquiera que sean las causas de las dificultades sexuales, las mujeres parecen ser mucho más vulnerables a ellas que los hombres. Casi una tercera parte de las esposas de nuestro estudio no estaban interesadas en las relaciones sexuales; opinaban que sus maridos no sabían escoger el momento oportuno o decían que el contacto sexual les disgustaba.

Los hombres tenían tendencia a citar problemas que implicaban su continuo interés por las cuestiones sexuales. Por ejemplo, los dos problemas más mencionados por los varones se referían a la falta de caricias previas (un 21 por ciento) y la atracción hacia otras mujeres (de nuevo un 21 por ciento). El 38 por ciento de las esposas decían que les molestaba la escasez de esas caricias, y otra de sus más frecuentes quejas se refería a la disminución de su interés sexual más que al deseo de mejorar las relaciones íntimas.


que problemas sexuales tienen las parejas normales

Problemas Sexuales de Pareja