(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)

Cuando Mike Powell rompió en 1991 la marca mundial de salto de longitud que Bob Beamon implantó y que nadie había superado en 23 años, fue uno de los momentos más emocionantes del mundo del deporte Powell recuerda.

Cuando yo era niño, solía correr por el pasillo de mi casa, plantar el pie a la entrada de la cocina, saltar a través del comedor, hacia la salita de estar, sobre la alfombra verde de pelo largo, y aterrizar frente a la poltrona de cuero rojo de mi madre. Mientras bailoteaba por la habitación imaginando que acababa de romper la marca mundial, mamá me hacía ver que había fallado en la salida, o que el viento había estado a mi favor. Era toda una actriz.


Pero luego, un día, ya con 27 años encima, estoy en Tokio Corro por la pista, salvo la marca de penalización y despego y me pongo a pensar en los renos, en los  tiros  libres que, entran en la canasta sin tocar el tablero, en los planeadores, en las hondas, en Sir Isaac Newton y en el aire. y entonces todo se sume en el silencio. En el punto culminante de mi salto veo firmenté el horizonte, y me parece distinguir, tan sólo por un instante, la poltrona roja de mi madre en el otro extremo del foso.

mike powell

Mike Powell

"Recuerdo que Enaltece"

mike powell picture