(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)
(placeholder)

Cuando avisaron a la madre Teresa de Calcuta que acababa de ganar el Premio Nobel de la Paz, dijo unas palabras muy frecuentes en ella: "No lo merezco". Su comentario fue una reafirmación del convencimiento que ha sostenido siempre de que ayudar a los desvalidos es un deber de todos.


El comité Nobel citó a esta religiosa católica por haber organizado una guerra contra la pobreza a nivel mundial. Nacida en agosto de 1910, se inició como maestra y directora   de   enseñanza  secundaria. Dieciocho años más tarde la llamó Dios a buscar a los más pobres en las calles de Calcuta y a fundar la orden de las Misioneras de la Caridad para cuidar a los desamparados y moribundos.

Una anécdota que indica la consagración  de  su obra, ocurrió en su primer asilo de incurables. Llevaron a un enfermo medio consumido   por  el  cáncer  y  la madre Teresa lo cuidó personalmente, debido a que nadie resistía el hedor de su cuerpo enfermo. El paciente la maldecía. —¿Cómo puede soportar esta hediondez? —le preguntó.


No  es  nada comparado  a lo que debes de estar sufriendo tú.


—Editorial de The New York Times

chica bond mexicana
madre teresa de calcuta

Madre Teresa de Calcuta